Calera y su Fundación como Municipio.

 

La denominada Calera, surge en primer momento como una Posta, en el Camino Real de Tierra Adentro, lugar donde se alimentaban, cambiaban los animales o arreglaban los transportes de los Viajeros.

Al transcurrir de los años, surge la Ex Hacienda de San José del Maguey, donde los terrenos actuales de La Calera le pertenecen, es así que al primer tercio del siglo XIX, comienzan a llegar las primeras familias, Vázquez del Mercado, Medina, Ortiz, Borrego y Salcedo oriundas del Marecito, comunidad del actual Jerez de García Salinas.

 

Hay que destacar que de la existencia de estos terrenos ya se tenía conocimiento desde 1803, esto nos lo expresa Cuauhtémoc Sánchez en una de sus obras.

Los primeros habitantes comienzan pagando una renta a los Dueños de la Ex Hacienda, sin embargo sufren grandes atropellos y excesivos costos, de igual forma también establecen hornos de Cal, a las orillas del Arroyo La Joya, y Don Ezequiel A. Dueñas en sus textos, menciona que esta cal, sirvió como parte de la edificación de cuantiosos edificios de la capital Zacatecana.

 

Otro hecho que marcó a este poblado fue una incursión de indios del norte, que al huir de la redada hecha en Fresnillo, a su paso saquean esta comunidad, raptan jovencitas e incluso roban y matan animales, esto sucede hacia 1853.

Tras los atropellos hechos por los Hacendados, y más aún con la primera expropiación de los terrenos de La Laborcilla, los habitantes tienen la inquietud de que este hecho se amplié a más terrenos.

Esto perdura, y años más tarde, en la Guerra de Reforma, en 1867 cuando en el transitar del Presidente de la República Don Benito Juárez, camino de Fresnillo a Zacatecas, tiene como paso obligado La Calera, por lo que sus habitantes tienden a bien organizar un comité de bienvenida a su paso.

De tal que en las actuales Avenida 5 de Mayo y Morelos, lo esperan con algarabía, y ya teniendo su comitiva cerca, lo reciben con muchos aplausos; con lo cual decide el Presidente Juárez detenerse y tomar un vaso de agua en casa de Don Mateo Vázquez del Mercado y de su esposa Jovita Borrego, donde Jesús María Dueñas le expresa los deseos de que se expropien los terrenos de la Hacienda y así ya no sufran los maltratos y altas rentas de los Dueños de la misma.

La petición fue, que se reconociera ya como municipio y que Juárez influyera en el Congreso, siendo a la vez Gobernador el Sr. Miguel Auza, para hacer más formal la petición, con lo cual, esto dio frutos y es hacia el 9 de Marzo de 1868 que el Congreso, da paso al decreto número 49, logrando así la instauración de la Primer Junta Municipal.

El trámite legal se hizo en la notaría del escribano Mucio Torres de donde se copió el protocolo que a continuación se inserta:

“Ciudad de Zacatecas a 31 de julio de 1868, ante mí el Escribano y testigos el Señor, General Don Miguel Auza, actual Goberna­dor Constitucional del Estado,  dijo que para establecer una junta municipal en el rancho de la Calera, perteneciente a este partido, decretó la Legislatura del mismo Estado la expropiación de dos sitios de ganado mayor de los terrenos de la hacienda del Maguey, en favor de la vecindad de la Calera, y su indemnización, previo avalúo y división, facultando al ejecutivo, para resolver gubernativamente todas las dificultades que se presentasen”.

 

En un primer momento, La Calera tenía aproximadamente 500 habitantes, escuelas para ambos sexos, y por otros documentos se conoce que se tenía una improvisada capilla.

Una vez que los gestores de la expropiación tuvieron la seguridad de la posesión, siguiendo el clásico modelo de la «traza» española, conformaron en una extensión de aproximadamente medio Km2 el plano de la población dejando en el centro un cuadro que sería la «plaza de armas» y el terreno para construir la «casa consistorial» o palacio municipal y las calles a semejanza de la antigua Roma fueron trazadas con arado.

 

El primer encargado de la junta municipal fue el Sr. Justo Vázquez del Mercado y el tesorero Don Jesús María Dueñas oriundo de Villa de Cos.

La creación de municipios cuya situación fuera similar a la Calera quedó legalmente contemplada en la revisión que el 6 de enero de 1869 se le hizo a la Constitución Política del Estado Libre de Zacatecas, la cual en el párrafo cuarto expresa: Del gobierno interior de los partidos. Artículo 50. «Toda población de 500 habitantes que se halle en terreno de propiedad particular, tiene derecho a que se le venda el terreno que necesita para ejidos, y constituirse en congregación, regida por una junta municipal».

 

Fuentes: Calera, Víctor Rosales, “Una semblanza” de la Prof. Ma. Florencia Ramírez Valerio.

Abraham Pérez Magallanes. Lic. en Historia.

Nota: Las fotos solamente son ilustrativas, no corresponden a la época de la que se habla en el texto.